Algunos de los elementos producidos de forma natural por el organismo, en determinadas circunstancias pueden estar ausentes o en niveles inadecuados. En el caso de los corticosteroides, se trata de compuestos que el cuerpo puede producir de forma natural y están relacionados con la regulación de la inflamación, el balance metabólico del sistema inmune, el metabolismo de hidratos de carbono y la producción de respuestas adecuadas antes situaciones de estrés. Si el cuerpo de una persona no produce corticosteroides en cantidades suficientes puede ser conveniente la administración de corticosteroides por medio de medicamentos.

corticoesteroides

Los corticosteroides deben ser producidos, en condiciones normales, por las glándulas suprarrenales. Para que cumplan con sus funciones orgánicas, los corticosteroides deben estar presentes en concentraciones muy pequeñas. Cuando se da inicio a un tratamiento con corticosteroides por vía exógena, es necesario tomar precauciones extra para no interferir con la producción interna de estos elementos. En la preparación de corticosteroides en tratamientos tradicionales estas sustancias se suelen sintetizar de forma artificial. En la administración, por lo demás, se aprovechan especialmente sus propiedades como anti-inflamatorio (especialmente en casos de asma y artritis).

Al momento de administrar un tratamiento con corticosteroides, de todas maneras, es necesario considerar las implicaciones de los mismos. Se han documentado numerosos casos en los que la administración de corticosteroides incrementó el nivel de virulencia de ciertas infecciones virales (acelerando su desarrollo, en lugar de detenerlo). Si consideramos un tratamiento con corticosteroides también debemos tener presente que pueden manifestarse algunos efectos secundarios. Los efectos secundarios más comunes en un tratamiento de corticosteroides son la gastritis, la formación de calcificaciones y la acumulación de depósitos de grasa en distintas partes del cuerpo. Es importante recordar que los corticosteroides deben ser utilizados solo en situaciones que lo ameriten (jamás en enfermedades leves o estados gripales y resfriados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *