Los cólicos menstruales son la pesadilla de muchas mujeres, pero una nueva investigación sugiere que una forma de vitamina D puede que algún día se añada a la escasa lista de calmantes para el dolor de la condición a veces incapacitante.

Un pequeño estudio en Italia encontró que una única dosis alta de colecalciferol – también conocido como vitamina D3 – se vinculó a una marcada reducción en los calambres menstruales, con los mayores beneficios observados en las mujeres que habían informado el mayor dolor al inicio del estudio.

Expertos de Estados Unidos advirtieron que es demasiado pronto para recomendar la vitamina D3 a las que experimentan calambres porque el estudio no pudo ahondar en los posibles riesgos a de tomar dosis altas a largo plazo.

En el estudio, 40 mujeres italianas fueron divididas en dos grupos: uno que recibió una dosis oral única de 300.000 UI de vitamina D3 y el otro recibió un placebo cinco días antes del inicio previsto períodos menstruales.

Después de dos meses, las puntuaciones promedio de dolor se redujeron un 41 por ciento en las mujeres asignadas al tratamiento con vitamina D, mientras que no se reportó una diferencia en el dolor en el grupo placebo.

Además, las mujeres que tomaron vitamina D reportaron no tener necesidad de ingerir medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor como el ibuprofeno , durante el período de dos meses que duró el estudio, mientras que el 40 por ciento de las asignadas al placebo reportaron la toma de un AINE al menos una vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *