Sustituir los alimentos menos saludables por almendras podría ayudar a las personas que hacen dieta a controlar sus calorías y disminuir el colesterol al mismo tiempo, según un nuevo estudio. El mismo tomó a 123 personas sanas pero obesas que siguieron una dieta de calorías controladas durante 18 meses. Las mujeres comían entre 1200 y 1500 calorías por día, mientras que los hombres comían entre 1500 y 1800. A la mitad de la gente, asignados al azar por los investigadores, se le dieron dos paquetes de 28 gramos de almendras (unas 24 almendras por paquete) para comer cada día. Eso equivale a un valor aproximado de 350 calorías. La otra mitad acordó evitar los frutos secos por completo.

Después de 6 meses se encontró que las personas que hicieron dieta sin frutos secos habían perdido ligeramente más peso que las que comieron almendras: 16 libras en comparación con 12 libras, en promedio. Prueba de que las almendras no hacen perder peso ya que contienen bastantes calorías.

almendra

Pero investigaciones anteriores sugerían que los frutos secos como las almendras podrían desempeñar un papel importante en la reducción de los factores de riesgo para enfermedades del corazón, por lo que el equipo investigador esperaba ver alguna mejora en el colesterol y los niveles de grasas en la sangre conocidas como triglicéridos entre las personas que hacían dieta y comían almendras.

Tras los 6 meses de estudio, el colesterol en el grupo que comía almendras había caído 8,7 miligramos ( mg) por decilitro (dL), en promedio, en comparación con 0,1 mg/dL en el grupo sin almendras. Manteniendo así a ambos grupos bajo los 200 mg/dl límite para el colesterol total recomendado. Esto demostró que se pueden incluir almendras en el contexto de un programa de control de peso, perdiendo una cantidad significativa de peso y obteniendo beneficios adicionales en términos de colesterol y triglicéridos.

Es casi imposible que un programa de pérdida de peso incluya alimentos como las nueces o las almendras debido a su alto contenido en grasas. Aún así, las almendras son ricas en magnesio, potasio y vitamina E, además de ser una buena fuente de fibra y calcio. Cuando se hace dieta se está limitando la cantidad de calorías consumidas y es importante comer alimentos que son ricos en nutrientes, con un buen nivel de vitaminas y minerales y grasas de buena calidad. Las almendras serían una muy buena opción entonces.

El objetivo del estudio no fue que afirmar que comiendo almendras se pierde peso, sino que apuntó a que las personas obesas puedan comer algo crujiente y sabroso como una almendra sin poner en riesgo su dieta o su salud. Está probado que cuando las personas pueden comer algunos de los alimentos que le gustan son más proclives a permanecer dentro del programa de pérdida de peso y a mantenerse en un peso adecuado durante más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *