Comer tres o más porciones de arándanos o fresas a la semana puede ayudar a reducir el riesgo de una mujer de sufrir un ataque al corazón, según sugiere un gran estudio.
El estudio incluyó a casi 94.000 mujeres jóvenes y de mediana edad que participaron en el Nurses ‘Health Study II. Las mujeres completaron cuestionarios sobre su dieta cada cuatro años durante 18 años.

bayas

A partir del estudio no se pudo concluir específicamente qué sucede con las bayas que parecería que resulta en un menor riesgo de ataque cardiaco entre estas mujeres, o que, de hecho, exista una relación directa de causa y efecto entre el consumo de bayas y un menor riesgo de ataque cardiaco. Sin embargo, los arándanos y las fresas contienen altos niveles de compuestos que pueden ayudar a ensanchar las arterias, donde puede ocurrir la acumulación de placa, según dijeron los investigadores; previniendo así los ataques al corazón que podrían ocurrir si la placa bloqueara el flujo sanguíneo al corazón.

Las bayas son las fuentes de estas sustancias más comúnmente consumidas en la dieta de los habitantes de Estados Unidos, y son una de las mejores fuentes de estos compuestos bioactivos de gran alcance, según dijo la autora principal del estudio Aedin Cassidy. Estas sustancias, llamadas antocianinas – un flavonoide – están presentes de forma natural en las frutas rojas y de color azul, y las verduras, por lo que también se encuentran en grandes cantidades en las cerezas, uvas, berenjenas, grosellas negras, ciruelas y otros frutos del bosque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *