Las bebidas energizantes están de moda y particularmente son los jóvenes quienes más las toman, bien en un contexto deportivo, festivo o para el estudio. De hecho, todas las razones parecen buenas a los jóvenes para consumir estas bebidas, especialmente concebidas para ellos.

alcohol-1

Las bebidas energizantes enmascaran los efectos del alcohol

Sin embargo, estas bebidas son objeto de diferentes polémicas, bien por razón de sus ingredientes o por sus detractores.

Un nuevo estudio americano sugiere que las bebidas energizantes favorecen el paso al alcoholismo. A los investigadores les ha bastado seguir a unos 1000 estudiantes, que han sido clasificados en diferentes grupos en función de su consumo.

Con relación a los jóvenes que no beben nunca este tipo de bebidas energizantes, los consumidores más adictos (más de 52 días de consumo, es decir una media de una bebida a la semana) eran también los que más frecuentemente bebían alcohol, 142 días al año contra los 103 de los que no consumían bebidas energizantes, pero también eran los que más temprano empezaban a beber alcohol.

El resultado: los adictos a las bebidas energizantes tenía 2,4 más riesgos de desarrollar una dependencia hacia el alcohol que los que no las bebían.

La explicación sobre esta relación no es más que una hipótesis. Podría ser que al ser ricas en cafeína, estas bebidas energizantes enmascaran una parte de los efectos del alcohol, llevando a los jóvenes a beber más alcohol. Nos encontramos pues ante un caso en el que los sujetos se encuentran bajo los efectos del alcohol, pero sin tener esa impresión.

Se debe recordar a los jóvenes que los riesgos mayores a los que se pueden exponer por ingerir alcohol son los de conducir y mantener relaciones sexuales sin protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *