Las emociones influyen en nuestro sistema digestivo. Los expertos le han puesto nombre y se llama el Sistema Nervioso Entérico y está formado por más de 100 millones de células nerviosas que revisten nuestro tracto gastrointestinal desde el esófago hasta el recto. Este circuito nervioso es de doble dirección y se realiza a través del nervio vago hasta el tronco encefálico por vías aferentes hasta la médula espinal. Es decir, el tracto intestinal se comunica con el cerebro y él, a su vez con el sistema digestivo. Este circuito de neuronas, hormonas y neurotrasmisores manda mensajes al cerebro del estado del intestino, de manera que el cerebro “decide” impactar en el ambiente del intestino, pudiendo modificar la microbiota.

Las emociones influyen en nuestro sistema digestivo

Las emociones influyen en nuestro sistema digestivo

Evidencias recientes confirman que no sólo es el cerebro el que está atento a las bacterias que forman parte de nuestro microbiota, sino que estas mismas bacterias pueden alterar “nuestra percepción del mundo” y cambiar nuestro comportamiento. Entonces ya podemos entender que la necesidad de comer ese Snack puede que no sea directamente el cerebro el responsable de la necesidad imperiosa de comerlo, sino el otro, el segundo cerebro.

La composición de la microbiota bacteriana influencia directamente los niveles de serotonina, el neutransmisor responsable de que nos síntamos felices y tranquilos. A nivel general, una alimentación variada y que respete nuestra cronobiologia, contribuye a que nuestra microbiota sea también diversa. Las publicaciones científicas coinciden, diversidad de microbiota es igual a salud.

Podemos incidir en la composición de la microbiota con lo que comemos, claro que sí. Te propongo seguir el método del plato en las comidas principales para conseguir esta variabilidad. Este método se basa en escoger un plato de unos 23 cm de diámetro y dividirlo en tres partes, la mitad del plato contendrá hortalizas y verduras de distintos colores (2 o 3 si puedes), de la otra mitad, un 25% será para las proteínas (carne, pescado, huevos) y el otro 25% corresponderá a los carbohidratos (patatas, legumbres, pasta, pan y cereales integrales a poder ser). No nos olvidemos del agua, y de la fruta a diario.

2 COMENTARIOS

  1. Q bueno volver a el tema de información científica, pues estuve observando q se habían dedicado a pb pastillas y demás medicinas, que trato de no usar, estoy convencido que nuestro cuerpo es perfecto solo debemos escucharlo y atenderlo.muy agradecido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here