A finales de 1940, la cortisona, una droga anti-inflamatoria, fue sintetizada por primera vez y aclamada como un hito. Pronto se convirtió en un medio seguro y confiable para tratar el dolor y la inflamación, asociados con las lesiones deportivas (así como otras condiciones). Las inyecciones de cortisona se convirtieron en uno de los tratamientos preferidos para las lesiones por uso excesivo de los tendones, como el codo de tenista o un dolor de talón de Aquiles, que había sido notablemente resistente al tratamiento.

jeringa_5_ml_ca

Luego vinieron los primeros ensayos clínicos, entre ellos uno, publicado en 1954, que levantó dudas sobre incipientes poderes de la cortisona. En ese experimento temprano, más de la mitad de los pacientes que recibieron una inyección de cortisona para el codo de tenista o dolor en los tendones, habían sufrido una recaída de la lesión dentro de los seis meses.

Pero ese experimento y otros no frenar el ascenso de la cortisona (también conocida como corticosteroides). Sin embargo, un nuevo artículo de revisión, publicado hace pocos días en la revista The Lancet,  reactiva e intensifica las dudas sobre la eficacia de la cortisona. La revisión examinó los resultados de cuatro docenas de estudios clínicos aleatorios, en el que participaron miles de personas con lesiones de tendones, particularmente el codo de tenista, de  hombro y con dolor en el tendón de Aquiles. Los revisores determinaron que para la mayoría de los que sufrieron el codo de tenista, las inyecciones de cortisona hicieron que, como se prometió, tuvieran un rápido y significativo alivio del dolor, en comparación con no hacer nada o como consecuencia de un régimen de terapia física. El alivio del dolor puede durar semanas.

Pero cuando los pacientes se volvieron a examinar a los 6 y 12 meses, los resultados fueron muy diferentes. En general, las personas que recibieron inyecciones de cortisona tenían una tasa mucho menor de la plena recuperación, en comparación con aquellos que no hicieron  nada o que se sometieron a la terapia física. También tenían un riesgo del 63 por ciento más alto de recaída.

La evidencia de la cortisona como tratamiento para el dolor de otros tendones, como dolor de hombros y el dolor del tendón de Aquiles, es muy reducida. Pero en términos de codo de tenista, la medicación parece ser realmente contraproducente. Siempre habrá un anhelo de una píldora mágica, la solución rápida, sobre todo cuando las otras alternativas ampliamente aceptadas y estudiadas para el tratamiento del dolor en los tendones son: no hacer nada o, más onerosos para algunas personas, ejercitar con rigor la articulación dolorida durante la terapia física.

3 comentarios

  1. Juana Alcantara

    25 septiembre, 2012 a 14:16

    A mi me ha pasado lo mismo en mi codo derecho después de recibir Una inyección de cortisona. A los cuatro meses el dolor regreso, pero diferente, mucho mas intenso

  2. alejandra manzano

    17 mayo, 2013 a 22:29

    hoy recivi una injeccion de cortizona para tratar el sindrone del tunel carpiano y espero que funcione porque si no sirve tienen que operarme

  3. Blanca

    5 febrero, 2017 a 18:39

    A cuántas horas desaparece el síntoma de la cortisona inyectada, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *