En la última década la competitiva industria láctea ha lanzado al mercado todo una gama de nuevas leches, con el propósito fundamental de incrementar una demanda que estaba estancada. Así, han surgido leches enriquecidas en calcio, en flúor, en diversas vitaminas, en fibra, etc.

Es notorio que aunque la leche es uno de los alimentos más completos que existe es el que lleva la iniciativa en las cuestiones relativas al enriquecimiento.

enriquecida

Leches enriquecidas en calcio

 

El calcio es un elemento fisiológica y nutricionalmente muy importante. Es esencial en la formación y mantenimiento del hueso, pero además juega un papel crucial en la excitación de las células musculares y en el equilibrio de las membranas celulares.

Por tanto, es un mineral que necesitamos en gran cantidad, si lo comparamos con otros minerales. Las recomendaciones internacionales establecen para las personas entre los 15 y los 65 años unas necesidad de 800 mg diarios de calcio. Esta recomendación diaria se eleva a 1.200 mg en el caso de mujeres embarazadas o dando el pecho, niños en periodo de crecimiento, mujeres menopáusicas y personas mayores.

Un vaso de leche entera corriente ya suministra el 35% de la cantidad diaria recomendada de calcio.

Así pues, no parece especialmente necesario enriquecer la leche, a no ser que tomemos muy poca.

Por otra parte, la cantidad extra de calcio es diferente de unas marcas a otras, siendo en bastantes ocasiones un incremento poco significativo.

Como ejemplo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España publicaba, en mayo de 2000, los resultados de un estudio analítico comparativo efectuado sobre doce marcas y variedades de leche, supuestamente enriquecidas en calcio. De éstas, seis muestras contenían en efecto una cantidad de calcio significativamente mayor que la leche normal, sin embargo en las seis restantes la cantidad de calcio añadido era pequeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *