Una luxación consiste en la dislocación de los huesos cuando ambas superficies se desplazan dentro de las articulaciones. Las luxaciones pueden provocar intenso dolor, pero también se corrigen fácilmente.

Unas personas son más propensas que otras a sufrir este tipo de dislocaciones, donde influye la propia estructura ósea, la estabilidad y la fuerza muscular, etc…

Las distintas articulaciones también tienen una estabilidad variable, puesto que no es lo mismo la articulación de la cadera, más encajada entre sí, que las de los dedos y hombros, las cuales se luxan con mayor facilidad porque sus uniones son menos estables.

Las luxaciones pueden ser totales o parciales.

luxaciones

Síntomas

  • Dolor intenso que remite a intervalos y regresa con el movimiento.
  • Deformidad en la zona por el desplazamiento óseo.
  • Colocar la articulación con un conocimiento preciso
  • Para reducir la luxación se requieren ciertos conocimientos médicos, ya que cada articulación responde a maniobras diferentes y también presenta deformidades características.
  • Las maniobras de reducción deben realizarse con suavidad, siguiendo el recorrido del hueso a la inversa en que lo hizo su alteración.
  • Tras la colocación hay que inmovilizar la zona con el fin de que descansen y cicatricen los ligamentos afectados.
  • Para terminar, se recomienda un tratamiento de fisioterapia con el objetivo de fortalecer la zona y curar la lesión por completo.

 

Luxación de cadera en el recién nacido

Se trata de una luxación de carácter congénito, cuyo tratamiento consiste en la colocación de una férula especial correctora dentro de los tres primeros meses de vida.

En caso de que la luxación persista, está indicada la intervención quirúrgica con muy buen pronóstico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *