Las mujeres obesas que se someten a una cirugía cosmética de seno, tales como una reducción de senos o reconstrucción, son casi 12 veces más propensas que las mujeres no obesas a tener complicaciones después de su operación, según un nuevo estudio.
A la luz de los hallazgos, los investigadores de Johns Hopkins, dijeron que la obesidad se debe tomar en cuenta al evaluar el riesgo quirúrgico de un paciente.


Después de analizar las demandas por seguro de alrededor de 8.000 mujeres sometidas a cirugía cosmética de seno en el transcurso de cuatro años, los investigadores encontraron que alrededor del 30 por ciento, o 2.400 mujeres, eran obesas. Los investigadores compararon los procedimientos y las complicaciones de las mujeres obesas con los de las mujeres que no eran obesas.
Aproximadamente el 18 por ciento de las mujeres obesas presentaron una demanda por un seguro que cubre una complicación de la cirugía de mama, en comparación con el 2 por ciento de las mujeres que no eran obesas, según la investigación. Después de tomar en cuenta otros factores que contribuyen, el riesgo de complicaciones fue de 11,8 veces mayor en las mujeres obesas.

En particular, las mujeres obesas tenían más de 20 veces más probabilidades de sufrir inflamación que las demás mujeres. Las mujeres obesas también estaban en mayor riesgo de infección, dolor y acumulación de líquido (seroma o hematoma) después de la cirugía.

Los investigadores señalaron que el estudio no incluyó a los procedimientos no cubiertos por el seguro de salud, tales como el aumento de senos y otras cirugías estéticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *