La parotiditis es el nombre científico de las paperas, una infección de origen vírico que se contagia muy fácilmente y que hace que las glándulas salivales se agranden de manera dolorosa. En los adultos también puede afectar otros órganos. Cuando se ha pasado una vez inmuniza al paciente cara a futuras infecciones.

paperas

Aunque las paperas pueden afectar a personas de cualquier edad lo más habitual es que afecte a niños entre 5 y 15 años de edad y que se de especialmente entre finales de invierno y principios de primavera. En el tiempo inmediatamente posterior  a la infección sus síntomas principales son el dolor y endurecimiento de la glándula parótida, lo que llega a provocar el elevamiento del lóbulo de la oreja. A los 2 o 3 días del contagio la glándula llega a su máximo volumen, también se produce fiebre menor de 40º.

Las paperas pueden provocar algunas complicaciones, aunque sean muy infrecuentes, como la inflamación de las meninges y  el  encéfalo, de testículo (que puede generar posteriores problemas de esterilidad), de ovario y del riñón, entre otras. Para evitar estos problemas el  mejor tratamiento es la prevención con vacunas en edad infantil.

En la  mayoría de los casos esta enfermedad se autolimita y solo requiere un tratamiento que aligere sus síntomas y que se basa, por lo tanto, en antitérmicos y antiinflamatorios. También es recomendable un cierto reposo (según las necesidades de cada enfermo)  y una dieta basada en alimentos que no sean especialmente difíciles de ingerir teniendo en cuenta donde se encuentra la inflamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *