La planta del tomillo es una de las más usadas en nuestro país.  Por un lado, forma  parte de muchas recetas de cocina a las que se incorpora para dar su característico aroma y sabor, especialmente a las carnes. Pero no solo sirve para hacerlas más sabrosas, al añadirla a algunos platos excesivamente grasos  ayuda a que se digieran mucho mejor.

tomillos

Por otro lado, el tomillo tiene numerosas propiedades medicinales beneficiosas para nuestra salud. Uno de los principales usos de sus flores es mejorar los procesos digestivos que cursan con dificultades. Hechas en infusión estimulan la función biliar y resultan carminativas. Es decir, son perfectas para luchar contra la flatulencia o el meteorismo y eliminar los molestos gases que podamos tener acumulados en el estómago. De  hecho, ya nuestras abuelas preparaban una deliciosa sopa de tomillo con pan y aceite que tomaban después de haber hecho comidas demasiado copiosas para poder digerir mejor.

La misma infusión de flores de tomillo se aplica para la mejora de otros problemas de salud. Resulta también terapéutica para aliviar a las mujeres que padecen de excesivas molestias cuando tienen el período. Y además es un gran antiséptico. Si se usa en heridas en forma de compresas aplicadas en su superficie evita la posibilidad de infecciones y ayuda a que cicatricen mucho más rápidamente.

Asimismo si se sufren problemas en el aparato respiratorio – desde una gripe a una bronquitis – el  tomillo contribuye también de manera positiva a tratarlos por la combinación de sus propiedades expectorantes y antisépticas. Igualmente interesante es su capacidad sedante, que ayuda a reducir el nerviosismo y a tratar con resultados positivos a personas que tienen insomnio leve.

Finalmente hay que destacar la contribución del tomillo a mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio. Gracias a esta propiedad se convierte en una planta muy útil como coadyuvante para tratar consecuencias derivadas de los problemas de la circulación sanguínea, como fuertes dolores de cabeza y falta de concentración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *