El asma se ha descrito en el pasado como extrínseco o intrínseco, pero esta terminología ha sido sustituida en los últimos años por la distinción entre asma alérgico o no alérgico. El asma alérgico es un fenómeno transitorio provocado por la presencia de alérgenos en el ambiente externo, tales como polvo, polen y moho. El asma no alérgico es una condición más permanente e interna, a menudo se desencadena por una infección, o por cambios en la calidad del aire o la exposición a la contaminación. El asma no alérgico también puede ser provocado por otras cosas aparte de los alérgenos, por ejemplo, por cambios bruscos en el clima o por experimentar emociones fuertes, tales como llorar, gritar o reír. La cuestión de si el asma se manifiesta como alérgico o no alérgico parece estar relacionada con el ADN; o bien se nace con el gen del asma no alérgico o no.

A pesar de que la ubicación y severidad de los síntomas difieren entre los ataques de alergia y ataques de asma, ambos pueden ser provocados por las mismas cosas. Aproximadamente el 80% del asma en niños y 50% en los adultos se considera que está relacionado con las alergias. Tanto las alergias y el asma alérgico tiende a ser estacional, en donde los ataques ocurren con más frecuencia durante la primavera o verano, cuando los alérgenos como el polen llenan el aire, o durante el invierno, cuando las ventanas están cerradas y la gente está más expuesta a concentraciones de polvo en interiores, la caspa de mascotas, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *