Hoy día, la medicina sufre un avance y un progreso constante, sin embargo, la higiene y la sanidad también son un símbolo de la esperanza de vida que existe en algunos países desarrollados.

lavado-de-manos

Hace sólo unos días, Unicef explicaba que los niños deben lavarse las manos con frecuencia con jabón especialmente después de ir al baño y antes de tomar los alimentos, es decir, antes de desayunar, comer y cenar.

Es decir, los padres deben educar a los niños en los hábitos de limpieza desde la más tierna infancia puesto que se trata de una forma de prevenir enfermedades diarreicas o también infecciones respiratorias. Enfermedades por las que se puede reducir hasta el 40 por ciento de las muertes de niños que en la actualidad ascienden a 3,5 millones de niños menores de cinco años.

Un porcentaje alarmante en el siglo XXI. Los padres deben educar con su ejemplo a los niños, es decir, cuando los hijos ven que sus padres se lavan las manos antes de comer adoptan el hábito como correcto. Pero además, los padres también tienen que tener paciencia con los niños puesto que necesitan tiempo para adoptar la rutina en relación con la higiene igual que necesitan un tiempo para aprender a atarse los cordones de los zapatos.

Desde hace tres años, Unicef celebra el día mundial del lavado de manos en el mes de octubre según publica el periódico El Informador. Con motivo de este acontecimiento ha organizado diferentes eventos en colegios de países como Siria, Laos, Etiopía o Vietnam.

Se trata de una forma de concienciar a la población sobre la importancia de la higiene personal en beneficio de la salud también en la infancia. Esperemos que el índice de muertes en niños menores de cinco años disminuya en breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *