Como todos sabemos, nuestro cuerpo puede hablar de diferentes maneras, no solamente através de las palabras. Es normal que veamos a personas que de manera verbal digan una cosa, mientras que con su cuerpo están diciendo otra. Manejando de manera correcta nuestro lenguaje corporal evitaremos ser los principales negadores de nuestras palabras y así lograremos que nuestro cuerpo se convierta en nuestro aliado.

Ana-Ivanovic-volvio-a-sonreir-ante-los-medios-de-comunicacion

En esta oportunidad hablaremos de la sonrisa.

La sonrisa es un gesto universal pero también cuenta con diferentes variables. En todas partes del mundo una sonrisa es un gesto agradable que demuestra calma y seguridad. En algunos casos cuando vemos sonreír a algunas personas sentiremos que no lo hacen naturalmente, sino que esa sonrisa es consecuencia de una estrategia, que va detrás de un objetivo específico.

La sonrisa suele aparecer como demostración de un bienestar autentico, demuestra el placer que sentimos frente a una situación. Este placer suele tener distintos grados después de sentir que estamos en un momento agradable hasta una alegría más profunda.

Cuando estamos realizando una exposición, sonreír puede tener un valor táctico en el que se busca que la persona que esta exponiendo tome una postura positiva, además de demostrar un conocimiento acabado por lo que se está diciendo.

En un debate, si uno sonríe, posiblemente el adversario perderá su centro y podrá encontrar en su interlocutor una confianza en sus palabras (aunque no confíe plenamente en ellas).

En la sonrisa sencilla o semisonrisa se elevan apenas la comisura de tu boca, sin mostrar los dientes.

Sonrisa superior  intensa: la boca se encuentra más abierta y las comisuras se elevan más, se atraen los labios para que los dientes se puedan ver en su totalidad. Es usada para expresar sorpresa, inquietud, satisfacción y bienestar.

Sonrisa sencilla intensa: las comisuras se elevan hasta abrir levemente la boca. Mediante esta sonrisa demostramos calidez y cordialidad.

Carcajada: nuestra boca se abre dejando ver el paladar. Esta risa imita a los demás a reírse, pero si la persona se encuentra sola denota inseguridad o rareza.

1 comentario

  1. maria

    1 Noviembre, 2012 a 1:28

    esta muy buena la informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *