El licopeno es el pigmento rojo que presta su atractivo color al tomate. Es un pigmento vegetal, de la familia de los carotenoides, es soluble en grasas, e insoluble en agua, este no puede ser sintetizado por el organismo del humano por lo que debe ser obtenido a través de la alimentación.

licopeno

Las propiedades de este lo ubican como un poderoso antioxidante y un inhibidor de los radicales libres.

Esta sustancia protege del estrés oxidativo causado por la acción de los radicales libres, moléculas inestables y reactivas, que se forman en el cuerpo por contacto con el oxígeno y que actúan afectando a las membranas celulares y atacando el material genético de las células.

Reduce las patologías cancerosas, sobre todo de pulmón, próstata y tracto digestivo y también sería beneficioso su uso en patologías cardiovasculares.

También hay evidencias de que previene el síndrome de degeneración macular que es una de las primeras causas de ceguera en la población con edad superior a los 65 años.

El tomate es el principal contenedor de licopeno, muy por encima de la sandia y el pomelo rosado.

Cada vez existen más estudios médicos, farmacológicos y epidemiológicos que sugieren que el consumo diario de esta sustancia tiene numerosos efectos benéficos sobre la salud humana, reduciendo de manera notable la incidencia de patologías sobre todo las oncológicas.

Esta sustancia es indudablemente muy buena como prevención para patologías nombradas y además tiene dos condiciones; es suficiente y fácilmente conseguible.

Se puede obtener directamente ingiriendo tomates o por medio de suplementos dietarios disponibles en comprimidos.

2 comentarios

  1. diana

    19 Agosto, 2011 a 13:31

    excelente articulo

  2. Carlos Pape

    18 Junio, 2013 a 22:34

    El tomate debe comerse cocido en jugos o salsas, al cocinar el tomate incrementa su potencial en licopeno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *