La celulitis es una acumulación de grasa en determinadas partes del cuerpo, afectando generalmente a mujeres más que a hombre y se da especialmente en zonas como las nalgas, el abdomen o los muslos.

celulitis02

Algunas más, algunas menos, pero lo cierto es que la mayoría de las mujeres adultas presentan algún grado de este cúmulo de tejido adiposo.

En esta serie de dos artículos os vamos a enseñar varios alimentos y soluciones totalmente naturales para que le plantes cara a la antiestética celulitis y recuperes la confianza en ti misma.

Lo primero que vamos a tener en cuenta es la dieta a seguir, procurando que sea depurativa, baja en grasas y rica en alimentos altos en hierro y fibra, ayudando así a prevenir este trastorno de las células grasas.

Bebe como mínimo dos litros de líquido al día, y si es agua mejor que mejor. Esto nos beneficiará por la acción depurativa y eliminadora de toxinas que supone una alta “circulación” de líquido por todo nuestro organismo, y que logramos con la ingesta contínua de líquido. Otras bebidas que también eliminan la retención de líquidos son la infusión de ulmaria o el té verde.

Una vez seguidos estos sencillos consejos pasemos a comentar los mejores alimentos para combatir la celulitis:

· Cebolla. Tanto por su acción diurética como por sus propiedades depurativas esta hortaliza agiliza la circulación de la sangre, característica indispensable puesto que si el riego sanguíneo sufre un deterioro la celulitis empeora de forma considerable.

· Lechuga. Otro vegetal del que nos vamos a beneficiar enormemente. Para aprovecharte de todas sus propiedades, similares a las descritas anteriormente, toma la lechuga en forma de ensaladas o bien a base de jugo refrescante, aunque eso sí, intenta siempre que puedas consumirla en crudo.

· Arroz integral. De este alimento obtendremos un alto contenido en fibra que no sólo resulta eficaz eliminando toxinas del organismo, sino que también es un arma considerable para luchar contra el estreñimiento, otro factor agravante de la celulitis.

En el próximo número identificaremos más alimentos que nos van a ayudar en nuestra lucha con este problema tan común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *