Para completar la información que te hemos dado acerca de la sal y su adecuado consumo, queremos brindarte algunos consejos sobre cómo evitar el consumo excesivo de sal, en caso de que debas disminuir el sodio de tu organismo. Como ya hemos dicho, antes que nada consulta a tu médico acerca de cuál es la dosis que tu cuerpo requiere para que te indique una dieta adecuada para ti.

aceitunas-de-extremadura

No obstante, te diremos algunos alimentos que deberías tratar de evitar en caso de que tengas que reducir la sal que hay en tu cuerpo.

En principio, y aunque resulte obvio, lo primero que debes hacer para reducir el consumo de sodio es utilizar menos sal en tus comidas, tanto la que usas para cocinar como la que añades luego.

En segundo lugar, debes evitar los alimentos que por naturaleza poseen mucho sodio como los quesos crudos y las aceitunas, entre otros, y a los que se les agrega una gran cantidad de sal en su preparación como los fiambres, los purés instantáneos y los frutos secos salados (maní, castañas, etc.)

Lo ideal es que desde niños comencemos a tener una alimentación baja en sodio para acostumbrarnos a comer alimentos sin sal y no “extrañarla” en caso de que de adultos debamos disminuirla a causa de algún problema de salud.

Además, puedes acostumbrarte a añadir otros condimentos a tus alimentos como por ejemplo la pimienta, el romero, la nuez moscada, el pimentón y el tomillo, entre muchos otros.

También existen otras comidas que dan muy buen sabor a los alimentos y con los cuales puedes reemplazar la sal, como la cebolla, el ají, el ajo, el aceite de oliva y las hierbas aromáticas.

Como vemos, hay muchas alternativas sabrosas para reemplazar la sal y así poder mantener una dieta reducida en sodio y más saludable para el organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *