Fibra, frutos secos, cereales, lácteos desnatados y alimentos enriquecidos con omega 3, son los más conocidos.

actimel

“Más allá del valor intrínseco que tienen los alimentos funcionales, el éxito actual de estos alimentos obedece, en parte, a que estamos inmersos en una sociedad que busca continuamente la salud y el antienvejecimiento y desea soluciones sin esfuerzo e inmediatas”, afirma la Dra. Joima Panisello, especialista en Medicina Interna y directora general de la Fundación para el Fomento de la Salud (Fufosa), durante un curso online sobre alimentos funcionales. El objetivo era dotar al profesional sanitario de los conocimientos y habilidades necesarias para evaluar, recomendar y aplicar correctamente el uso de los alimentos funcionales en la práctica profesional diaria. La dra. Panisello hizo especial hincapié en que “estos alimentos no curan ni previenen si no están incluidos dentro de una dieta variada”.

En la misma dirección, la dra. Panisello subrayó la importancia de no caer en el error de creer que quien haya sufrido un infarto va a tener suficiente con el efecto hipocolesterolemiante de los esteroles y estanoles. Las indicaciones de las estatinas son claras. “Su probada eficacia, no sólo en la reducción de las cifras de colesterol sino en la presencia de eventos cardiovasculares, queda fuera de toda duda y además con una óptima tolerancia. Probablemente sean los fármacos más seguros y con mayor impacto en salud de los últimos 50 años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *