El uso de ciertos antibióticos puede poner a los niños en mayor riesgo de desarrollar enfermedades del intestino, según una nueva investigación ha encontrado.

Mientras más tempranamente en la vida los niños toman antibióticos y cuanto más frecuente lo hacen, mayor es el riesgo de desarrollo posteriormente las enfermedades inflamatorias del intestino conocidas como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, según afirman los investigadores. Parecería ser que existe un efecto de “respuesta a la dosis”.

antibioticos y riesgos enfermedades intestinales

Estudios anteriores habían sugerido una relación entre la enfermedad del intestino y el uso de antibióticos, pero la mayoría de esos estudios tenían limitaciones. El nuevo estudio analizó datos de más de 1 millón de niños de 17 años o menos en casi 500 prácticas de salud que participan en una red de salud del Reino Unido. Los niños fueron observas durante dos o más años entre los años 1994 y 2009.

Los investigadores encontraron que el 64% de los niños habían tomado algún tipo de antibiótico por lo menos una vez, y el 58% había tomado antibióticos antianaeróbicos, para las bacterias que no necesitan oxígeno para crecer. Los antibióticos antianaeróbicos incluyen la penicilina, amoxicilina, tetraciclinas, metronidazol, cefoxitina y otros.

Durante el período de seguimiento, casi 750 niños desarrollaron enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Los síntomas más comunes de estos trastornos de por vida incluyen dolor abdominal, diarrea y pérdida de peso. El riesgo fue más de cinco veces mayor para los bebés que recibieron los medicamentos antes del año de vida en comparación con los bebés que no recibieron antibióticos, pero el riesgo disminuyó significativamente con la edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *