Intensivistas de todo el mundo han firmado esta pasada semana en la Ciudad Condal, la “Declaración de Barcelona”, un manifiesto en el que reclaman un estatuto especial para los antibióticos y un programa educacional serio dirigido a los profesionales de la salud y a los usuarios para revertir el uso incorrecto y/o abusivo de estos fármacos.

Y es que según la Sociedad Española de Medicina Intensiva (Semicyuc), el mal uso de los antibióticos causa más de 25.000 muertes evitables cada año en Europa. El problema, han advertido los profesionales reunidos en el XVII Congreso sobre Infecciones en Pacientes Críticos, es que este uso indebido está favoreciendo el desarrollo de resistencias  por parte de ciertas bacterias a “casi todos los antibióticos”. Esta situación, según el presidente del Congreso, Antonio Artigas, “podría dar pie a situaciones de hace 50 años, con riesgo de brotes epidémicos que den lugar a pandemias con bacterias multiresistentes dada la ausencia de agentes antibióticos efectivos contra ellas”.

Por ello, el presidente de los intensivistas españoles Jose Cunyat apela a la responsabilidad. “Es hora de reaccionar vigorosamente con el fin de proteger y salvar a los antibióticos y tratar de romper esta espiral descendente de la resistencia”,manifiesta Cunyat, quien, además, apela por generar información comprensible y convincente a los políticos y la sociedad en general para superar esta situación.

Parte de estas peticiones son las mismas que recoge el manifiesto de la World Alliance Against Multi-Resistant Organisms (Waamro) y su “Declaración de Barcelona”, en la que se hace especial hincapié en la necesidad concienciar sobre el mal uso de los antibióticos en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *