A lo largo de nuestras vidas caminamos cientos de miles de kilómetros. Además de ser una excelente forma de ejercitar los músculos de las piernas, el caminar ayuda a distintas partes del organismo a recuperar la salud y mantener alejadas a las enfermedades cardiovasculares.

caminar

Según algunas tradiciones medicinales de larga data se dice que las plantas de los pies están conectadas a los distintos órganos del cuerpo, por lo que al caminar uno estaría promoviendo la salud en esos órganos (lo que tiempo después terminaría formando una disciplina en sí misma, conocida como reflexología).

Para aprovechar los beneficios de caminar basta con hacerlo 30 minutos al día. Una pequeña caminata diaria nos protege de enfermedades cardiovasculares y de paros cardíacos (está comprobado por distintos estudios en los que se comparó la incidencia de estas enfermedades en personas que acostumbraban caminar todos los días y aquellos que no lo hacían). Los pacientes de diabetes tipo 2, por lo demás, también se pueden beneficiar con caminatas diarias. Las personas que aún no han desarrollado diabetes tipo 2 pero que tienen niveles de azúcar elevados pueden regularlos al introducir caminatas periódicas en su rutina de ejercicios.

Otra de las ventajas de caminar para el organismo es que ayuda a liberar estrés acumulado (uno de los factores determinantes en el desencadenamiento de una enfermedad). Algunos tipos de cáncer, de hecho, se presentarían con mayor frecuencia en personas expuestas a niveles de estrés demasiado elevados. Cuando uno camina también está liberando endorfinas, sustancias químicas que le dan al organismo una sensación de bienestar más allá de cualquier problema psicológico o emocional que esté atravesando el individuo. Siempre hay que recordar que el caminar, además de ser una actividad con grandes beneficios, es sumamente económica (no tenemos que gastar nada de dinero para hacerlo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *