Con un nombre poco conocido, la kombucha es una bebida fermentada, tradicional y milenaria, muy refrescante y curativa, y ofrece cientos de beneficios para el organismo. Tiene increíbles beneficios a niveles orgánicos y su consumo beneficia en muchos aspectos a nivel metabólico.

kombucha

Se presenta como una película gelatinosa y transparente, el té se va acidificando, en el proceso, y su azúcar se convierte en celulosa, lo que da lugar a la formación de ácidos y enzimas, que son los responsables de brindarle su particular sabor, y su gran cantidad de efectos beneficiosos para la salud y el organismo.

En el sistema digestivo, el consumo de kombucha regula la actividad del tubo digestivo, y estimula la función excretora, también puede curar úlceras, y varias enfermedades intestinales.

Entre algunos de sus beneficios esta bebida mejora la circulación sanguínea en todo sentido previniendo problemas cardíacos, ayudando a la regeneración celular, eliminando la arteriosclerosis, y disminuyendo los niveles de colesterol en sangre, asimismo evita la acumulación de grasas y favorece el descenso de peso, previene enfermedades arteriales, y puede estabilizar los niveles de glucosa en sangre.

También mejora las dolencias causadas por las enfermedades de la piel, en varios casos  puede eliminar la psoriasis, y es un excelente tratamientos contra el acné. Debido a que  contiene un alto contenido de antioxidantes, es muy beneficiosa para conseguir una piel suave, tersa y sirve para quitar las manchas que produce el avance del tiempo.

Por otro lado en las enfermedades causadas por la vejez, contribuye mejorando la movilidad en las extremidades, en los casos de artritis, y en la recuperación muscular, sobre todo de contracturas y tensiones.  Disminuye notablemente las molestias de la menopausia, y colabora con la elaboración de hormonas, elimina el agotamiento mental, y es excelente para los problemas visuales.

Esta es una bebida más que recomendable por lo cual se la debe probar para notar los cambios y los beneficios que proporciona una bebida tan saludable como esta.

¿COMO HACER TU PROPIO KOMBUCHA?

  • Coloca en una olla de acero inoxidable 3,5 litros de agua y agrega 1 a 2 tazas de azúcar blanca o negra. Tapa y calienta la mezcla hasta hervir.
  • Déjala hervir durante 15 minutos. Este proceso matará el moho y cualquier otro contaminante.
  • Apaga el fuego y agrega de dos a cuatro saquitos de té verde, blanco o negro.
  • Deja enfriar completamente la mezcla y retira los saquitos con una cuchara perforada limpia.
  • Vierte la mezcla de azúcar, agua y té en un jarro grande que contenga la kombucha madre y por lo menos un diez por ciento de té de kombucha. Cubre la boca del jarro con muselina o una tela de filtro para café y asegúrala con una bandita elástica grande. Toma nota del día en que hiciste esta preparación. Conserva el jarro fuera de la luz directa del sol.
  • Deja reposar la kombucha de 10 a 30 días. Cada vez se pondrá más amarga; huélela y pruébala cada varios días para determinar qué sabor prefieres.

11 COMENTARIOS

  1. QUISIERA SABER COMO PUEDO CONSEGUIR LA KOMBUCHA, HACE AÑOS LA CONSUMI Y AHORA NO LA TIENE NADIE.

  2. Muy bonito, pero no se puede hacer kombucha sin Kombucha madre. ;) :) Es como hacer te al limon sin te jaja

  3. muy interesante el artículo, pero sin la kombucha cómo lograremos hacer la bebida por favor ayúdanos, cómo se consigue. Gracias

  4. vivo en la republica mexicana en el distrito federal donde puedo comprar la kombuch

DEJA TU COMENTARIO Y VALORACION

Please enter your comment!
Please enter your name here