La cafeína es un alcaloide que se encuentra fácilmente, puesto que existe en grandes cantidades en diversos productos como el café, el chocolate, el té, la guaraná, la nuez de cola, y el mate. También se puede encontrar en diferentes bebidas energizantes o en sodas, y en muchos medicamentos, como los analgésicos.

La cafeína es beneficiosa por sus diferentes virtudes sobre el funcionamiento del organismo. Entre muchos otros, sirve para mejorar los rendimientos cognitivos, aumenta la fuerza muscular, y la resistencia, reduce el riesgo de sufrir una enfermedad de Parkinson, disminuye la diabetes y ciertos tipos de cáncer como el de mama o el de pulmón.

Igualmente, es de gran ayuda para atenuar el asma y reducir las tasas de alcohol en la sangre. Ciertos estudios han demostrado que en pequeñas dosis, estimula la sensación de bienestar. La cafeína pura es de venta libre en todas las farmacias en forma de comprimidos.

Preferentemente, se debe evitar la compra de este producto por Internet, puesto que nunca se sabe el origen del medicamento, ni podemos contrastar la ingesta con un médico especialista. El consumo debe respetar las dosis precisas, en función de la edad, y del estado de cada persona.

Por ejemplo, las mujeres embarazadas o que estén dando el pecho no deben superar los 300 mg al día. Existen otras medidas de precaución dirigidas a niños y personas mayores. Si se debe seguir un tratamiento en particular a base de cafeína, se aconseja no salirse de las prescripciones dictadas por el facultativo.

En dosis más fuertes, la cafeína puede aumentar el nerviosismo, la ansiedad, la irritabilidad y generar otro tipo de efectos indeseables más o menos graves.

1 comentario

  1. jipson!!!!...b.s....

    11 Abril, 2011 a 8:37

    la cafeina en exceso podria causar la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *