Los estudios científicos confirman día a día que el vino, en cantidades moderadas, es un protector de enfermedades cardiovasculares y digestivas.

Contiene azúcares, proteínas en pequeñas dosis, minerales y vitaminas B. Pero sobre todo son los polifenoles los elementos más beneficiosos de su composición. Uno de ellos, el resveratrol, impide la agregación de las plaquetas, es decir, disminuye el peligro de formación de coágulos en las arterias  y como consecuencia de la trombosis.

vino

 

Otras cualidades del vino tomado con moderación

  • Previene la formacióndel colesterol malo
  • Protege las paredes de los vasos sanguíneos
  • Impide la reproducción de las células cancerosas
  • Tiene propiedades antiinflamatorias

 

Vino contra el Ictus

Los polifenoles además, reducen la tensión arterial. Se demostró que los hombres que participaron en el estudio, y que tenían alto riesgo de padecer este tipo de patologías, redujeron el riesgo en mayor medida habiendo bebido vino tinto que los que no lo habían hecho. Un descenso en cifras de tensión arterial reduce por lo menos el 20 % las posibilidades de sufrir un ictus.

 

Prevención de afecciones de estómago

El vino también resulta eficaz para prevenir la gastritis y las úlceras producidas por la bacteria helicobacter pylori. Son los polifenoles de nuevo, los que actúan de forma beneficiosa en el intestino promoviendo una flora equilibrada.

 

No se deben superar la cantidades diarias recomendadas

Para los hombres son unos 400 ml. (dos copas); y para las mujeres 300 ml., ya que su metabolismo lo tolera algo peor.

Nunca se debe beber vino con el estómago vacío. Al ingerirlo con comida su absorción es más lenta y su influencia sobre la agregación plaquetaria es mayor.

1 comentario

  1. JOSE

    11 Noviembre, 2013 a 17:32

    Hablais de 400 ml, que es casi medio litro, y tenía entendido que eran dos vasos pequeñosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *