Los callos en la zona del pie se presentan como áreas de piel más gruesa y dura. Suelen formarse en los puntos donde la presión y el roce son constantes y prolongados en el tiempo. A causa de la presión y la dureza continuada, se forma una capa de piel en la superficie que adquiere un color amarillento o grisáceo, formando un cono invertido que se clava causando dolor a la presión. Puede se protuberante.

callos

Hiperqueratosis

La queratina se acumula y las células muertas se compactan en la epidermis, por tanto podemos hablar de un mecanismo de defensa de la propia piel.

 

Zonas de aparición

La zona habitual de formación es la planta, en la parte redondeada bajo el dedo gordo, aunque también pueden aparecer en la parte exterior de los dedos, en el talón y en las zonas dorsales.

También pueden ser debidos a la presión de una zona ósea contra otra, como es el caso del heloma interdigital.

 

Causas

Las causas más comunes son el calzado demasiado ajustado y los tacones altos, que someten a determinadas partes del pie a una excesiva presión para la que no están preparadas.

Otras causas son la marcha forzada o verse obligado a caminar por más tiempo continuado de lo normal.

 

Prevención

La mejor forma de prevenir los callos en los pies es utilizar un calzado adecuado, hidratarlos con frecuencia  y visitar al podólogo de forma regular.

Existen productos especializados para el alivio de los callos, como los que indicamos a continuación, pero recuerde que solamente el podólogo podrá extirparlos por completo.

Aconsejamos esta crema natural para pies: Herbofarm crema de pies y el aceite del fruto del Baobab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *