El uso de cigarrillos electrónicos ha aumentado un 800 por cien en enero de este año respecto al mismo mes de 2010, según los datos facilitados hoy por la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (FEDIFAR).

Además, durante el primer mes de vigencia de la nueva ley antitabaco, que prohíbe fumar en todos los lugares públicos cerrados, las ventas de productos sustitutivos del tabaco (parches, chicles y medicamentos que no precisan receta) se han incrementado en un 39,9 por ciento en el mismo periodo.

También la venta de medicamentos de prescripción (con receta médica) ha subido un 145,6% en enero respecto al mismo mes del año anterior.

FEDIFAR ha elaborado estos datos a partir de una muestra de 8 empresas de distribución farmacéutica, que representan más del 60 por ciento del mercado.

Los cigarrillos electrónicos, que se comercializan en España desde hace casi un año, no son ningún método para abandonar el hábito del tabaco aunque sí ayudan a calmar la ansiedad que sufre el fumador cuando le falta la nicotina.

La fórmula consiste en inhalar y exhalar vapor de agua mezclado con aromas que recuerdan al sabor del tabaco y que producen la sensación de estar fumando.

Al contrario de lo que ocurre con los parches y chicles, los cigarrillos no tienen nicotina, por lo que su uso no necesita ningún control médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *