Ser ciego es una incapacidad complicada que puede hacer más difícil la vida en un gran número de maneras. Para cualquier persona que experimenta la ceguera será necesario encontrar una amplia gama de métodos para ayudarle a moverse y sobrevivir en el día a día.

Sin embargo, no todos los tipos de ceguera son iguales; y la gravedad de la afección, así como la causa y el pronóstico, puede variar considerablemente de un individuo a otro.
El ojo y la corteza neuronal se combinan para que podamos ver y esto constituye un sistema muy complejo con muchas etapas diferentes – entonces, esto significa que hay también una gran cantidad de cosas que pueden salir mal en cualquiera de estas etapas.
Aquí vamos a ver a algunos de los diferentes tipos de ceguera que existen y cómo se diferencian.

La ceguera puede ser causada por una serie de enfermedades y condiciones diferentes. Una de las más comunes (que representa alrededor del 47,9% de las cegueras causadas por enfermedad) son las cataratas, causadas por una opacidad en el cristalino del ojo. Esto es común en la edad avanzada (catarata senil) y puede variar en severidad desde dificultades visuales leves hasta la pérdida total de visión. El progreso es lento y, a veces, puede ser revertida a través de la cirugía.

Otra condición común que causa la ceguera es el glaucoma, responsable de alrededor del 12,3% de las enfermedades relacionadas con la ceguera. Aquí el nervio óptico está dañado en un patrón particular que puede causar daño parcial o ceguera completa cuando no tratada. Por lo general se asocia con aumento de la presión del líquido en los ojos.

La diabetes, degeneración macular y la opacidad de la córnea también son causas de ceguera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *