Cuando vamos de compras veremos en las góndolas de los supermercados diferentes opciones a la hora de elegir que yogur comprar. El mercado nos ofrece gran variedad de sabores, con diferentes agregados y en diferentes presentaciones.

yogur

El yogur tradicional esta elaborado a base de un cuajado de leche con bacterias agregadas. Pero existen gran variedad de cepas bacterianas, algunas de ellas creadas especialmente por las empresas para darle al producto un sello distintivo.

Estas cepas contienen los probióticos que son los encargados de hacer la digestión más fácil.

El mercado de los yogures se divide en miles de alternativas. Entre las divisiones más básicas podemos mencionar los yogures con grasa, bajos en grasa o sin grasa. Esta categorización dependerá del contenido de grasa que tenga la leche con la que se elaboraron y como consecuencia, las calorías que tendrán.

Los yogures fabricados con leche entera tiene el menos un 3.5% de grasa de leche. Consumiendo una taza del mismo incorporamos 225 calorías. Un yogur bajo en grasa tendrá entre 1 ó 2% de grasa y aportará 150 calorías. Por su parte un yogur sin grasas es fabricado con leche sin grasa, este solo tendrá 50 calorías.

Otro dilema que se presenta a la hora de elegir los yogures es la de optar por un yogur natural o uno saborizado. Al ser elaborados, en una primera etapa, todos los yogures están sin sabor. Naturalmente es un alimento de sabor agrio y amargo. Muchas personas eligen comprarlo de esta manera, sin saborizantes agregados y agregarle una cucharada de miel o mermelada casera para hacerlo más ‘artesanal’. Sino, existen gran variedad de gustos en el mercado.

Uno de las variedades más viejas y tradicionales en los yogures es el ‘griego’. Es un yogur que se caracteriza por su bajo contenido de agua. Muchas veces es usado para la preparación de diferentes recetas de cocina. Tiene menos calorías que los yogures tradicionales y la concentración de proteínas en su suero es mayor. Otra importante ventaja es que cuenta con 5 ó 6 cultivos diferentes de bacterias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *