Una nueva investigación ha encontrado que las personas que viven en zonas urbanas con más cantidad de espacios verdes alrededor tienden a reportar un mayor bienestar que los habitantes de la ciudad que no cuentan con parques, jardines, u otros espacios naturales en la cercanía.

jardines

Los investigadores encontraron que vivir en una zona urbana con niveles relativamente altos de espacios verde puede tener un impacto significativamente positivo en el bienestar.

Los resultados muestran que, incluso cuando no se goza de otros factores que contribuyen a la satisfacción con la vida, vivir en un área verde tiene un efecto significativo.

Resultados de estudios anteriores habían sugerido una relación entre los espacios verdes y el bienestar, pero esos estudios no habían sido capaces de descartar la posibilidad de que las personas con mayores niveles de bienestar simplemente se trasladaban a zonas más naturales.

La nueva investigación no prueba que el paso a una zona más verde necesariamente cause un aumento de la felicidad, pero encaja con los resultados de estudios experimentales que muestran que pasar períodos cortos de tiempo en un espacio verde puede mejorar el estado de ánimo de las personas y un aumento en el funcionamiento cognitivo.

Esta investigación puede ser de gran importancia para los psicólogos, funcionarios de salud pública y los planificadores urbanos que están interesados ​​en aprender acerca de los efectos que la planificación de la urbanización y la ciudad puede tener en la salud y el bienestar de la población.

Por otro lado, es un dato de gran utilidad para cada persona que esté buscando animarse un día de tristeza. La naturaleza puede ser el remedio más útil para lograr un bienestar total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *