Científicos chinos han descubierto que los recientes ex fumadores contemplando la posibilidad de someterse a una cirugía de bypass del corazón pueden tener problemas debido a cambios enzimáticos persistentes relacionados con el tabaquismo en la vena de la pierna típicamente utilizada para los injertos.

Los-ex-fumadores

 

Los investigadores señalaron que con el tiempo los niveles de enzimas problemáticamente altos que se encuentran en la vena safena (pierna) eventualmente caen de nuevo a la normalidad una vez que un fumador ha dejado el hábito. Sin embargo, el análisis de 208 pacientes sometidos a cirugía de revascularización coronaria de injerto (CABG) reveló que esta estabilización no se efectúa inmediatamente.

Si bien la mejora notable se puede ver dentro de los seis meses después de dejar de fumar, el equipo descubrió que el proceso de reversión completo de la enzima a veces puede excederse a un año entero. Por lo tanto, los pacientes que han vivido sin fumar por menos de un año antes de la cirugía podrían correr el riesgo de que su injerto de bypass, en última instancia, produjera un error.

A pesar de que la recuperación después de dejar de fumar parece un tanto decepcionante, ilustra exactamente la importancia de dejar de fumar tan rápido como sea posible para los pacientes que van a recibir CABG, según afriman el Dr. Sun Yongxin y sus colegas en el Hospital Zhongshan de la Universidad Fudan en Shanghai.
Aunque el estudio encontró una asociación entre un historial de tabaquismo reciente y un mayor riesgo de falla de injerto, no pudo probar una relación de causa y efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *