El melanoma representa menos del 5 por ciento de los casos de cáncer de piel, pero es responsable de más del 75 por ciento de las muertes por cáncer de la piel. En un momento en que la incidencia de muchos tipos de cáncer está disminuyendo, la tasa de melanoma está aumentando.
La Organización Mundial de la Salud estima que aproximadamente 160.000 nuevos casos de melanoma se diagnostican cada año, y que el melanoma es responsable de aproximadamente 48.000 muertes al año en todo el mundo.

Algunos factores de riesgo para el melanoma no se pueden modificar. Las personas con piel más clara están en mayor riesgo de melanoma. Los antecedentes familiares también pueden jugar un papel, aproximadamente uno de cada 10 pacientes con diagnóstico de melanoma tiene un familiar con una historia de la enfermedad.
Sin embargo, el continuo aumento de la incidencia del melanoma no parece estar asociada con estos factores de riesgo no modificables, sino con los comportamientos que están bajo el control individual, es decir, la exposición a la radiación UV dañina. Una de las más peligrosas conductas es el uso de las camas de bronceado.

El uso de las camas bronceadoras entre los niños y los adultos jóvenes es sorprendentemente frecuente. Investigadores ingleses descubrieron que un cuarto de millón de niños entre las edades de 11 y 17 años usaban con regularidad las camas bronceadoras (antes de la promulgación de nuevas normas en 2010).

Estos hallazgos subrayan el riesgo real de cáncer para los pacientes más jóvenes; el melanoma es la forma más común de cáncer en los adultos jóvenes de entre 25 y 29 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *