Los niños de los barrios más pobres que son hospitalizados tienen más probabilidades de morir antes de ser dados de alta que los niños de las zonas más ricas, según un nuevo estudio.
Estas diferencias persisten a pesar de que el número de muertes para todos los niños en los hospitales estudiados fue menor de lo esperado.
Incluso a pesar de la alta calidad de atención pediátrica en Estados Unidos, algunas de esas diferencias siguen existiendo, según dijo el autor principal del estudio, el Dr. Jeffrey Colvin de la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri-Kansas City.
Los descubrimientos del Dr. Colvin son consistentes con otros estudios fuera del hospital en relación con los ingresos bajos y un mayor riesgo de enfermedad y muerte.

ninospobres

 

Él y sus colegas reunieron información de 42 hospitales de niños en los EE.UU., incluyendo a más de 1.000.000 de participantes durante los años 2009 y 2010.
Entre los pacientes, 8.950 de ellos murieron en el hospital. Los investigadores encontraron un número progresivamente mayor de muertes a medida que los ingresos disminuían.

Mientras que el 0,7% de los niños de los barrios más ricos y el 0,8% de los niños de los segundos barrios más ricos murieron, el 0,9% de los niños de los grupos más pobres murieron.
El número de muertes entre los niños de las zonas más pobres fue un 29% mayor que entre los niños más ricos.

Hay muchas maneras diferentes que la pobreza afecta la salud: comida insuficiente o una vivienda precaria y la falta de acceso al cuidado, entre otros, son todos factores que aumentan los riesgos de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *