Los niños con sobrepeso son más propensos a tomar medicamentos recetados que los niños de peso normal, una tendencia que se suma a los ya altos costos de atención médica para el tratamiento de la obesidad infantil, según un nuevo estudio de la Universidad de Alberta.

Investigadores de la Escuela de Salud Pública analizaron el uso de medicamentos de más de 2.000 niños canadienses a través de una encuesta nacional entre los años 2007 y 2009. Ellos encontraron que los niños con sobrepeso y obesos de entre 12 y 19 años fueron 59 por ciento más propensos que sus pares de peso normal a tomar medicamentos recetados.

Los gastos de medicamentos recetados se han duplicado en la última década y ahora representan el 17% de los costos de atención de salud en Canadá – el segundo más alto después de los gastos hospitalarios. El tener un panorama más completo ayuda a los gobiernos y los proveedores de atención de la salud a dirigir el gasto más eficazmente.

El estudio también mostró que los niños con sobrepeso y obesidad eran dos veces más propensos a tomar medicamentos para enfermedades respiratorias como el asma y las alergias.
Además, los niños que no tienen sobrepeso tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes, o de sufrir un ataque cardíaco unos 30 a 40 años más o de terminar con cáncer.

Los investigadores hipotetizaron acerca de este hallazgo que podría indicar que un estilo de vida prolongada de alimentación poco saludable y la inactividad física son factores necesarios antes de que los niños requieran terapia adicional con medicamentos, y que se debe empezar por estos factores modificables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *