Una nueva alerta nos llega desde las entidades médicas, ya que los médicos deportivos nos han alertado del peligro del uso indiscriminado de analgésicos y antiinflamatorios, y su toxicidad tras un uso continuo.

analgesicos

Casualmente este problema afecta más a los deportistas aficionados, que tras una actividad deportiva mayor de lo normal y para evitar el dolor o inflamación hacen uso de analgésicos y antiinflamatorios. Y digo casualmente ya que cada vez es un problema que afecta menos a los deportistas profesionales que se han centrado en otro tipo de medicamentos.

Para aliviar el dolor y la inflamación, los deportistas profesionales utilizan medicamentos de origen natural, en vez de los antiinflamatorios y analgésicos que se venden en las farmacias. Una de las razones principales es para no dar positivo en el control del doping, ya vemos muchas veces las consecuencias que tienen  algunos medicamentos en los controles antidoping. Pero otra de las razones es la de evitar los efectos secundarios producidos por antiinflamatorios y analgésicos.

Acerca de estos medicamentos los que más se están utilizando por deportistas profesionales son los biorreguladores o homeopáticos compuestos. De hecho, en los equipos de primera y segunda división se están utilizando con frecuencia estos medicamentos naturales.

Un estudio que abala el uso de birreguladores es un estudio de la Universidad Católica de Murcia que se ha publicado en la revista Archivos de Medicina Deportiva, estudio que demostró que la aplicación de un medicamento biorregulador en alguna lesión (concretamente la condropatía rotuliana) mejoraba la movilidad articular desde la primera administración en un alto porcentaje del 80 % de los casos y afirmaba finalmente que en la mayoría de los pacientes desaparece el dolor. Esto ayuda a que los deportistas puedan volver de nuevo a la actividad deportiva.

En el XIII Congreso Nacional de la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE) que celebra en Bilbao se indica esto mismo afirmando que, aunque sea de manera preventiva, el uso de estos medicamentos puede ocasionar trastornos cardiovasculares, renales, gastrointestinales y musculoesqueléticos, entre otros efectos secundarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *