De todos es bien sabido que una dentadura no sólo debe ser bonita por fuera, sino también por dentro, o en otras palabras, los dientes tienen que estar bien sanos y fuertes para su correcto funcionamiento.

dentadura

Como resulta lógico, buena parte de lo que le pasa a nuestros dientes viene dado por lo que ingerimos a diario, y ahí es donde entran en juego algunos alimentos que pueden revestir peligrosidad en según qué casos.

Si quieres disponer de una dentadura sana y preciosa, ten en cuenta los siguientes alimentos, que de tomarlos excesivamente, sobre todo si no llevas a cabo una correcta higiene bucal diaria, van a fastidiar tu propósito:

  • Sacarosa. Por su alto contenido en componentes que propician las caries.
  • Alimentos que se pegan a los dientes. Tales como chicles, piruletas y chucherías industriales en general, que por sus características se mantienen más tiempos junto a la dentadura. Prestaremos especial atención en casos de ortodoncia, ya que es común que estos alimentos se adhieran a los “brackets” y los despeguen de los dientes.
  • Alimentos de los de “picar” entre horas. Al tratarse de comidas más puntuales y de menor cantidad, no se forma la “bola” alimenticia que ayuda empujar a los azúcares hacia el estómago, quedándose así en la boca.
  • Café. Dependiendo de su origen y grado de acidez, el consumo constante de café puede producir debilidad en la dentadura así como antiestéticas manchas.
  • Refrescos y zumos que contengan azúcar. De la misma forma que los ejemplos anteriores, cualquier líquido que contenga azúcar dañará a la dentadura si no se procede a un cepillado posterior de la misma.
  • Bebidas alcohólicas. En este caso lo que nos puede afectar si tomamos alcohol de forma muy excesiva es la posibilidad de contraer infecciones en las encías, sensibilidad ante alimentos fríos o incluso cáncer de boca.

DEJA TU COMENTARIO Y VALORACION

Please enter your comment!
Please enter your name here