Los bebés prematuros tardíos, que nacen entre las semanas 34 y 36 de gestación tienen 2,5 veces más posibilidades de ser hospitalizados debido a complicaciones respiratorias por VRS (Virus respiratorio Sincicial) y por contacto con humo de tabaco. Así lo determina un estudio europeo de investigación de resultados en salud, cuyo objetivo principal era evaluar el impacto del tabaquismo parental. Se trabajó con unos 6.000 bebés prematuros. Casi un 40% había sido expuesto al humo de los cigarrillos. Se probó así que la hospitalización de éstos había sido 2,5 veces mayor. Además, también se pudo demostrar que la profilaxis está resultando una buena medida de prevención contra el VRS, puesto que los que la recibieron fueron ingresados 3,5 veces menos que los que no recibieron el tratamiento. Cada año aumenta la tasa de prematuridad, debido al estilo de vida de las mujeres contemporáneas. Los bebés nacidos prematuros tardíos son el 5,8% en España. Debido a que cuando nacen sus órganos y sistemas todavía no se han desarrollado del todo, son más vulnerables a todo tipo de infecciones, también porque carecen de anticuerpos que les ayuden a combatirlas. Este estudio pone de manifiesto, además, que son especialmente vulnerables a los VRS y al tabaquismo parental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *