Los pesticidas aparecen en nuestro entorno en forma de insecticidas, fungicidas o herbicidas. Pueden estar localizados en la piel de los vegetales, en la grasa de los animales y de los pescados de las piscifactorías.

Los metales pesados como el mercurio, plomo, aluminio, arsénico, etc… pueden provocar sobrepeso y cánceres hormonales. Están presentes en el agua, la carne de pollo procedente de industrias, los pescados o las amalgamas dentales.

La dioxina, provoca problemas de fertilidad y favorece la aparición de cáncer y trastornos inmunitarios. Puede encontrarse en la leche, los pescados de piscifactoría y los mares contaminados.

Los PCB, se acumulan con la dioxina y potencian el cáncer. Están presentes en los pescados del mar y en las grasas animales.

Los antibióticos se encuentran en las carnes de bovino y pueden provocar alergias y resistencia a los microbios.

Los nitratos se utilizan en la composición de abonos químicos y naturales. Pueden transformar el ADN celular y son numerosos en los residuos de purines. Se utilizan también en el procesado de embutidos, en alimentos en conserva, en salazones, pescados ahumados, productos lácteos y productos liofilizados.

Las micotoxinas son mohos alimetarios que provocan toxicidad hepática, en los riñones y el cerebro.

contaminacioncomida

Prevención

  • Hay que evitar consumir productos que contengan aromatizantes, conservantes y aditivos. 
  • Conviene elegir de forma preferente aguas sin fosfatos, nitratos o metales pesados.
  • Hoy por hoy, parece que la mejor solución es buscar alimentos de origen ecológico, pero desgraciadamente este tipo de alimentación dista mucho de ser accesible para todo el mundo además de su coste que suele ser bastante mayor.

 

4 comentarios

  1. @farm_vizcaino

    6 Noviembre, 2014 a 12:10

    Los conservantes y aditivos, en su inmensa mayoría (por no decir todos), son aptos para el consumo humano sin producir ningún efecto negativo en nuestra salud en dosis no sólo normales, sino aumentadas varias veces (por eso del margen de seguridad).
    Por ejemplo, el E-330 es un conservante. No tomarlo es una tontería porque luego hay gente que, sin saberlo, va a la farmacia y compra complejos vitamínicos ricos en E-330 para consumirlos a dosis infinitamente superiores a las que podemos encontrar en los alimentos. Y vamos, que una naranja 100 % natural lleva grandes cantidades de E-330, por muy ecológica que sea.
    Es más, se calcula que un plátano de cultivo ecológico tiene presencia en su composición de entre 5 y 15 E-(algo).
    Así que es mejor no alertar de peligros en sustancias que no son peligrosas.

  2. Francisco

    6 Noviembre, 2014 a 18:05

    Sería importante que el Sr. Vizcaino, se identificara el área profesional y en la labor que desarrolla. De esta manera tendríamos asertividad en lo que comenta. Nos haría un favor hacerlo.

  3. Benito Gallego Blanco

    6 Noviembre, 2014 a 18:06

    Es una realidad. Añadir más comentarios es estropear el articulo..

  4. Teresa Garcia Gil

    7 Noviembre, 2014 a 11:01

    Excelente articulo. No todo lo ecologico es mas caro,hay que buscar e informarse y consumir mas para abaratar el producto. Todos los colorantes y conservantes si son artiifciales son peligrosos y deberian de retirarse del mercado,muchos hasta son cancerigenos y ahi siguen. No es lo mismo un conservante natural que manipulado quimicamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *