La  enfermedad de Méniere es un trastorno  relacionado con problemas del oído interno, aunque se desconoce su causa exacta. No es contagiosa ni de consecuencias fatales pero si que es verdad que origina problemas serios a quienes la padecen para llevar una vida normal.

enfermedadmeniere

Esta dolencia es crónica pero en cambio no se manifiesta de manera continua. Los síntomas se manifiestan en forma de ataques o ‘accesos’ que ocurren con frecuencia diferente según cada caso y que pueden durar de 20 minutos a más de dos horas. La mayoría de personas la sufren solo en un oído.

Los síntomas de la enfermedad de Méniere cada vez que se produce un acceso se centran en vértigo, sensación de lleno en el oído y tinnitus, un sonido dentro del mismo oído. Incluso se puede notar una leve pérdida de la audición, especialmente en los tonos bajos. Para diagnosticarla se solicitan pruebas médicas como un examen de audición, analíticas, resonancia magnética o TACs.

La enfermedad de Méniere es incurable  pero el especialista proporciona a sus pacientes una serie de consejos que le permiten tener una mejor calidad de vida, como reducir la sal de la dieta (de esta manera se controla indirectamente la cantidad de líquido que pueda existir en el oído interior),, limitar la cafeína y el alcohol y dejar de fumar. También le puede recetar medicamentos para aliviar los vértigos y náuseas.

Es importante afrontar esta enfermedad de la  mejor manera posible ya que el estrés puede ocasionar accesos con lo que hay que saber como reaccionar con tranquilidad cuando se sufre un ataque estirándose en una superficie plana y procurando relajarse hasta que pase. Si  los vómitos continúan más de 24 horas debe acudirse a un médico para que administre el medicamento oportuno.

2 comentarios

  1. Rafael

    14 agosto, 2013 a 14:03

    La limpieza de colón diaria (ayudándose con chorro de agua continua y el dedo), evita la aparición de sudoración y vértigos. Esa es mi experiencia después de haber pasado por un Méniere hace unos 8 años. Primero pitaba el oído, después sudaba por todo el cuerpo y a continuación llegaban los mareos que acababan siendo vértigos que me imposibilitaban mantenerme en pie. Llegué a pasar más de tres días sin poder levantarme apenas de la cama.

    Hay que tener en cuenta que la recuperación después de una crisis de Méniere requiere cierto tiempo para que el cuerpo pueda volver a equilibrarse, siguiendo las pautas del médico y los consejos de los que aquí hablamos.

    Es aconsejable tomar un par de vasos de agua al despertarse y evacuar todas las mañanas antes de salir de casa.

    En cierta ocasión, me encontraba en un centro comercial y empecé a notar mareos leves y pitidos en el oído. Ya había sido medicado por Méniere y no tomaba ningún tipo de pastillas. Me dirigí a casa y me hice un lavado de colon, evacuando todo el intestino, ayudándome con el dedo y el chorro de agua a presión del grifo del teléfono de la bañera (agua caliente primero, para abrirlo, y agua fría al final cuando el colon está vacío, para cerrarlo). Me levanté, me sequé bien y la sensación de mareo desapareció.

    Nota importante para esta enfermedad: las bebidas con gas, son malísimas para Méniere según mis observaciones. Una tarde consumí medio litro de bebida refrescante con gas y al día siguiente desperté medio mareado y con el pitido en el oído.

    La sal, como bien decís, prohibida al 95%, es decir sólo ocasionalmente y si se puede evitar del todo, mucho mejor.

    El estrés es fatal para esta enfermedad, así que conviene cambiar de estilo de vida y tomarse las cosas con más tranquilidad. Los entornos de presión psicológica, perjudican mucho a esta enfermedad.

    Espero que esto le sirva de ayuda a quien padece Méniere…

    Saludos y abrazos

  2. JOSE

    12 septiembre, 2013 a 16:42

    No es mi caso pues me han hecho RMN, audiometría, etc….. y al final me dijeron que había sido provocado por virus, que guasa….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *