Uno de los principales problemas que tienen los padres con los menores de edad, es  buscar una alimentación que pueda  ser balanceada y nutritiva para los más pequeños de la casa. A veces esta tarea es complicada, tanto por resistencia de los menores a  experimentar nuevos productos para cocinar como también por la influencia que ejerce la publicidad  que incentiva el consumo de dulces y golosinas en los niños.

comidachatarranino

Es por ello que se hace necesario otorgar una importante atención a la alimentación, ya que los 10 años es una etapa importante en el crecimiento del niño, puesto que es una edad donde se consolidan sus huesos y articulaciones. Junto a ello, esta es una etapa donde el pequeño comienza a interactuar más debido al proceso de escolarización y de socialización, lo que implica un mayor consumo de calorías, lo que implica que la alimentación del menor tenga que ser lo más equilibrada posible.

Es esta la edad (8 a 12 años) donde los chicos conocen la comida chatarra, las gaseosas, los chocolates, las papas fritas y alimentos saturados en sodio y azúcar, los cual pueden poner en riesgo la salud futura del menor. Este escenario hace que los padres deban cumplir un rol importante en la alimentación del menor, ya que es el momento crucial para modificar o inculcar hábitos alimenticios. En el caso de que estos no sean corregidos a tiempo, se corre el riesgo de que el menor pueda convertirse en un potencial obeso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *