La enfermedad celíaca afecta a cada persona de manera muy diferente. En algunos casos puede aparecer en la infancia y en otros los síntomas de intolerancia al gluten no aparecen hasta la edad adulta.

Al inicio de la enfermedad hay  personas que solo sufren un estado de irritabilidad y falta de energía mientras que otros padecen diarreas constantes y dolores importantes en la zona del abdomen. En otras ocasiones solo se hacen visibles sus síntomas después de un estado de tensión emocional  o física.

Los síntomas más comunes de los niños que sufren la enfermedad celíaca incluyen tanto episodios de diarrea crónica como de estreñimiento, los cólicos intestinales, las heces malolientes, la debilidad, anemia,, hinchazón abdominal y retraso en el crecimiento, entre otros muchos. Hay que tener en cuenta que todos estos síntomas son comunes a otras muchas enfermedades  que puede padecer un niño, por lo que debe efectuarse un diagnóstico completo por parte de un médico especialista.

Los niños padecen la enfermedad celíaca en diferente manera según su edad. Se puede llegar a detectar la intolerancia al gluten al introducir las primeras papillas en la alimentación de un bebé o más tarde pero siempre en ellos se percibe irritabilidad, pérdida de peso y talla y una barriga mucho más abultada del tamaño que tienen sus brazos y piernas. Cuando los padres observen cualquiera de estos cambios en el organismo de su hijo es importante que acudan a comentárselo a la consulta de su pediatra para valorar su  posible celiaquismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *