Desafortunadamente, el estrés que nos invade durante el día tiende a seguirnos hasta la cama por la noche y se mete en nuestros sueños. Nuestros sueños estresantes en realidad nos dan pistas sobre cómo tratar y manejar nuestro estrés al despertar.
Los siguientes son los tres sueños estresantes más comunes y las lecciones que ofrecen.

 

Sueño estresante: Perder un vuelo o el autobús.
La tensión con la que se conecta este sueño es el estrés de una fecha límite. Tal vez el trabajo consiste en plazos constantes que se tienen que cumplir. De lo contrario, este sueño puede ser conectado a plazos autoimpuestos como la pérdida de una cierta cantidad de peso a tiempo para una fiesta o alcanzar una meta profesional a cierta edad, etc.
Este sueño permite saber que es mejor estar alerta y aprender a administrar el tiempo y hacer lo que es necesario para alcanzar el objetivo.

estres-dormir

Sueño estresante: La pérdida o el robo del automóvil.
Este sueño se conecta a la incertidumbre o la pérdida de motivación. El automóvil representa la “unidad” y la motivación para seguir avanzando en algunas áreas. Si este es tu sueño, tienes que preguntarte con qué cosa de tu vida ya no quieres continuar. ¿El trabajo? ¿Una relación? Si eso no encaja, pregúntate qué está causando que te sientas inseguro y sin dirección.
Es hora de probar algo diferente, porque la dirección en la que te diriges no va a llegar a ninguna parte.

 

Sueño estresante: La casa incendiándose.
Este sueño no está conectado a ninguna tensión en particular, sino que es una señal de advertencia de que estás completamente sobrecargado. ¡La casa eres tú!
Tu mente soñadora no puede gritar más fuerte que con este sueño, por lo que ahora más que nunca debes conseguir un poco tiempo para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *