Un trasplante pulmonar es una opción terapéutica para los pacientes que poseen insuficiencia respiratoria de cualquier tipo, ya que en ausencia de otros tratamientos alternativos es la posibilidad de restablecer el buen funcionamiento del sistema respiratorio del paciente. El trasplante se ha desarrollado gracias a un cirujano torácico llamado Cooper que logró el primer trasplante completo de un pulmón en el año 1983. Tres años más tarde se efectuó un trasplante bilateral de pulmones a pacientes con enfermedades crónicas obstructivas.

En los años 90 se han incrementado muchos los trasplantes de pulmón hasta el día de hoy en que son un método corriente al a hora de manejar un paciente que tiene afecciones respiratorias graves. Hoy en día por año se realizan 1000 trasplantes pulmonares en el mundo por lo que se abstrae la real evolución en lo que tiene que ver con el tratamiento en el correr de los años.

Los candidatos para poder recibir un trasplante no son elegidos así como así ya que efectivamente debe cumplir con una serie de requisitos impuesta por las sociedades científicas. Los pacientes que tiene una insuficiencia respiratoria de cualquier tipo que provoque que su expectativa de vida sea menor de 1 0 2 años tiene la posibilidad de someterse a la intervención quirúrgica.

Así además las exigencias incluyen que el corazón, el hígado y el sistema nervioso central estén en buen estado ya que de otra manera la operación podría ser un total fracaso. Los paciente con cáncer o infección por HIV son totalmente descartados por lo aclarado anteriormente.

Los pacientes que se someten a este tipo de intervenciones deben aceptar algunas reglas para poder sobrevivir con su nuevo órgano. Los hábitos tóxicos como el alcohol y las drogas no están permitidos teniendo presente además que el paciente que necesite un trasplante habrá abandonado el vicio hace más de 6 meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *