Aunque los trastornos alimenticios se suelen considerar como un problema entre las adolescentes, muchas mujeres de más de 50 años tienen hábitos alimenticios poco saludables, según un nuevo estudio.

Los investigadores encontraron que casi el 4 por ciento de las mujeres mayores dice comer en exceso, casi un 8 por ciento dice purgarse, más del 70 por ciento hacen dieta para bajar de peso y un 62 por ciento dice que su peso o su figura tienen un impacto adverso en sus vidas.

Todos – en especial los proveedores de salud – necesitan borrar los estereotipos acerca de quién experimenta desórdenes de la alimentación. Mujeres de hasta bien entrados los 50 años y aún más, reportan problemas con la insatisfacción de su peso y una paleta de conductas no saludables dirigidas a controlarlo.

Los trastornos de la alimentación pueden tener consecuencias nefastas.
La anorexia nerviosa tiene la mayor tasa de mortalidad que cualquier otra enfermedad psiquiátrica. Aunque no se tienen datos claros sobre las diferencias en la mortalidad en todo el espectro de edad, se sabe que el cuerpo se vuelve menos resistente a las agresiones físicas a causa del hambre, atracones y las purgas a medida que envejece. Así que estos trastornos en mujeres de edad avanzada puede llevar a complicaciones médicas aún mayores porque el cuerpo se recupera más difícilmente a medida que envejece.

Hay signos a tener en cuenta que pueden indicar que alguien tiene un trastorno alimentario. Estos incluyen: pérdida de peso brusca o bajo peso, el aislamiento social; evidencia de atracones o purgas, baja autoestima, no comer con la familia, evitar los eventos donde hay comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *