El dolor de oídos es muy habitual en los niños pero también puede afectar a las personas de todas las edades. La otitis, es una infección del oído medio y la otitis externa, es la inflamación del canal del oído externo.

El dolor de oídos es tratable y en algunas ocasiones se origina algún tipo de complicación. La otitis es el resultado de una infección en el tracto respiratorio superior, como por ejemplo un resfriado.

dolor oidos

Entre algunos tratamientos caseros se puede usar algún descongestionante en gotas en caso de que la nariz este congestionada. Esto permitirá poder respirar y comer con menos dificultad.

Cuando aparece esta dolencia de puede usar un secador de pelo con aire caliente cerca del oído para que el aire caliente entre en el mismo. También se puede aplicar calor en la oreja con una almohadilla térmica. El aire caliente del secador de pelo y el calor tibio de la almohada eléctrica aliviará el dolor.

Se puede poner unas gotas de aceite de oliva en el oído dolorido, ya que el aceite actúa como lubricante y ayuda a eliminar los síntomas de sequedad, o picazón de la infección. Se calienta el aceite bajo el agua caliente del grifo durante unos minutos, debe estar a la temperatura corporal. Se aplica con un gotero sobre el oído y sólo se utiliza el aceite suficiente para cubrir el revestimiento interior de la oreja.

La goma de mascar o incluso la comida y la deglución ayudan a ventilar la trompa de Eustaquio y permitir el drenaje. Esto puede ayudar a aliviar un poco la presión causada por la infección en el oído interno.

Tanto los remedios herbarios como los homeopáticos son una buena alternativa natural al tratamiento antibiótico para el dolor de oídos, estos tratamientos son seguros y muy suaves.

Cuando se padece este tipo de dolencias es muy importante no encontrarse expuesto al humo del cigarrillo, ya que el humo del tabaco aumenta la frecuencia y gravedad de las infecciones.

1 comentario

  1. Carol Ortiz

    18 abril, 2015 a 12:53

    Lo encuentro muy interesante, gracias por esta ayuda que nos dais, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *