El masaje perineal es bueno para la embarazada, sobre todo en cara al parto, y es la mejor forma de mejorar la elasticidad del perineo (entre ano y vagina), y debe hacerse al menos dos meses antes del parto todos los días un tiempo de diez minutos. Se puede hacer por menos tiempo, pero es lo ideal

embarazada2

Para hacerlo, hay que usar un espejo o un ayudante. Con pareja es mucho mejor, aunque hay mujeres que prefieren no hacerlo por vergüenza.

Antes de hacer el masaje perineal se debe lavar muy bien las manos con un buen cuidado de las uñas, eligiendo un lugar de la casa cómoda, eligiendo una buena postura que puede ser en cuclillas o semisentada sobre la pared. Se pueden poner compresas calientes en la zona o tomar un baño caliente de asiento durante unos minutos. Si lo hace tu pareja, el masaje debe hacerse con el corazón y el índice. Si lo haces tú misma, debes usar el pulgar para mayor comodidad, y hay que empujar la zona del periné una vez colocados los dedos y separando las piernas hacia abajo, hacia lados de la vagina y recto, creando un masaje delicado a la vez que firme para estimular la zona. Se mantiene la presión unos minutos, y se coge la parte inferior de la vagina para estirar de manera suave. Aunque notes dolor, es normal, este dolor será menor conforme pasan los días. Este masaje debe durar entre 5 y 10 minutos. Con los días, todo el proceso será más sencillo y se notará mayor flexibilidad en la zona.

El masaje perineal resulta una buena práctica para preparar a la mujer de cara al parto, aumentando su flexibibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *