Las personas de bajo nivel socioeconómico en Gran Bretaña comen más sal que las personas con mejores ingresos y posición social, con independencia de su lugar de residencia, según un estudio liderado por Warwick Medical School.
La investigación fue llevada a cabo por el Centro de Salud de la Organización Mundial de Colaboración para la Nutrición, con sede en la División de Salud Mental y el Bienestar de Warwick Medical School de la Universidad de Warwick.

sal

 

El estudio se centró en la distribución geográfica de los hábitos de ingesta de sal en la dieta en Gran Bretaña y su asociación con profesiones manuales y nivel de estudios, ambos indicadores de posición socioeconómica y factores determinantes básicos de la salud.
Los investigadores utilizaron la Encuesta Nacional de Nutrición y Dieta Británica (2000-1), una muestra nacional representativa de 2.105 hombres y mujeres de entre 19 y 64 años de edad que viven en Gran Bretaña.

El estudio proporciona evidencia por primera vez que la ingesta de sal es significativamente mayor en aquellas personas con bajos niveles educativos y con ocupaciones manuales.
El profesor Francesco Cappuccio, autor principal y director del Centro, dijo que los resultados son importantes porque explican en parte por qué las personas de bajo nivel socioeconómico tienen más probabilidades de desarrollar presión arterial alta (hipertensión) y sufrir de manera desproporcionada accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos e insuficiencia renal.

La ingesta de sal habitual en la mayoría de las poblaciones de adultos en todo el mundo supera los 10 g por día y la Organización Mundial de la Salud recomienda que la ingesta diaria no deba exceder los 5 g.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *