Los niños pequeños que van a guarderías de manera regular tienen un 50 por ciento más de probabilidades de tener sobrepeso en comparación con los que se quedan en casa con sus padres, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Montreal y el Centro de Investigación del Hospital Sainte-Justine.

Mayor-riesgo-de-obesidad

 

Los investigadores encontraron que los niños de entre 1 año y medio y 4 años que habían recibido su cuidado primario en una guardería, centro o con un miembro de la familia eran un 50 por ciento más propensos a tener sobrepeso u obesidad en las edades de entre 4 a 10 años en comparación con los que recibieron cuidado en sus casa por sus padres. Esta diferencia no puede explicarse por factores de riesgo conocidos, como el nivel socioeconómico de los padres, la lactancia materna, índice de masa corporal de la madre, o la situación laboral de la madre.

Hasta la fecha, los mecanismos responsables de la mayor proporción de niños con sobrepeso en algunas situaciones de cuidado infantil siguen siendo desconocidos. La dieta y la actividad física son las vías a estudiar. Los investigadores afirman que los padres no tienen que preocuparse; sin embargo, les sugieren a los mismos a que se aseguren de que sus hijos coman bien y  realicen suficiente actividad física, ya sea en la casa o en la guardería.

Los investigadores creen que las guarderías tienen el potencial de reducir los problemas de peso en los niños, posiblemente a través de la promoción de la actividad física y la alimentación saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *