Aquellos pacientes que desarrollan fibrilación auricular — un desorden del ritmo cardíaco — por primera vez cuando se encuentran hospitalizados con una sepsia severa se encuentran en un mayor riesgo de padecer una apoplejía o incluso la muerte.
La fibrilación auricular es uno de los problemas del ritmo cardíaco más comunes entre pacientes críticamente enfermos. Del 6 al 20 por ciento de los pacientes con una sepsia severa desarrollan un comienzo de fibrilación auricular, lo cual sugiere que la sepsia severa podría contribuir en esta condición, según comentan investigadores.

Factores asociados a este aumento del riesgo de desarrollar un comienzo de fibrilación auricular en pacientes con sepsia severa incluyen: edad avanzada, ser hombre, un historial de falla cardíaca, obesidad, padecer cáncer o haber padecido una apoplejía, y cualquier tipo de falla orgánica, respiratoria o renal.
Desarrollar este tipo de ritmo cardíaco defectuoso aumenta el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares isquémicos (una reducción del flujo sanguíneo al cerebro) y de muerte entre los pacientes hospitalizados.

Los investigadores alegan que un número de factores podría explicar el aumento del riesgo a sufrir apoplejías en el grupo de estos pacientes con sepsia severa. Tomada por sí sola se la podría asociar con un aumento del riesgo de apoplejías debido a un colapso hemodinámico, un aumento de la inflamación sistémica, y coagulopatía. El desarrollo de un comienzo de fibrilación auricular podría ser tan sólo un marcador para una enfermedad mucho más severa, por lo tanto, un mayor riesgo de padecer una apoplejía.

De todas maneras, no se ha estipulado bien cómo manejar estos casos en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *