5 de 3 valoraciones

El síndrome metabólico es un conjunto de problemas que se denominan “factores de riesgo”. La gente debe presentar tres o más de los siguientes factores de riesgo para que los médicos consideren que presenta un síndrome metabólico:

  • exceso de grasa corporal (cuerpo en forma de manzana)
  • hipertensión arterial
  • niveles anómalos de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos)
  • elevada concentración de azúcar en sangre

Los problemas de hipertensión y los de colesterol pueden parecer propios de la gente mayor. Esto es lo que ocurría en el pasado, pero ha dejado de ser cierto. Las probabilidades de desarrollar este tipo de problemas aumentan cuando una persona tiene sobrepeso, y hay muchos niños y adolescentes que caen dentro de esta categoría. Casi uno de cada 10 adolescentes, y más del tercio de los adolescentes obesos, tienen síndromes metabólicos.

 

 

 

Beber más de cinco vasos por semana de bebidas azucaradas o edulcoradas, incluyendo las bebidas light y los zumos de fruta, aumenta la obesidad abdominal, la hipertensión arterial, los niveles de triglicéridos en sangre y reduce el colesterol bueno. Estas son las principales conclusiones de una investigación realizada en 1.868 personas de entre 55 y 80 años con alto riesgo cardiovascular.


Las personas que consumen más de cinco vasos por semana de bebidas azucaradas y bebidas endulzadas sin azúcar presentan, respectivamente, un 43 y un 74 por ciento más riesgo de desarrollar síndrome metabólico que los que toman menos de un vaso a la semana. También se ha demostrado que un consumo elevado de zumos de fruta naturales y envasados eleva el riesgo de padecer este síndrome con el tiempo. Son los resultados de una investigación desarrollada por Cíntia Ferreira-Pego y diri-gida por Nancy Babio y Jordi Salas-Salvadó, director de la Unidad de Nutrición Humana de la Facul-ad de Medicina y Ciencias de la Salud, que pertenece a la Universidad Rovira i Virgili e investigador principal de la red Ciberobn del Instituto de Salud Carlos III. La investigación también demuestra que, un consumo de más de cinco vasos por semana de cualquiera de estas bebidas, eleva no solo el riesgo de desarrollar síndrome metabólico sino también de presentar algunos de sus componentes. En el caso de las bebidas azucaradas, incrementa un 9% el riesgo de hipertensión y también de presentar niveles bajos de colesterol HDL.
En cuanto a las bebidas conocidas como light o diety los zumos de fruta naturales, su consumo también se asoció con un mayor riesgo de obesidad abdominal. El estudio forma parte del estudio Predimed (prevención primaria de la enfermedad cardio-vascular con dieta mediterránea) y se ha publicado en Journal of Nutrition. Los resultados refuerzan la hipótesis de que las bebidas azucaradas o edulcoradas y los zumos de fruta deben estar en la cima de la pirámide nutricional, recomendando reducir su consumo.

3 comentarios

  1. rosendo

    16 mayo, 2017 a 19:46

    información muy útil y a tener muy en cuenta cuando consumamos productos que deterioran al organismo

  2. carlos echeverria rodriguez

    17 mayo, 2017 a 14:50

    me ha ayudado a vencer ciertos dogmas que eran intocables en materia de salud

  3. Jess

    18 mayo, 2017 a 20:44

    Muy interesante el artículo!! Grandes maestros de la nutrición :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *